Mujeres indígenas estrenan cortometraje sobre violencia de género.

En Lima, Perú se estreno “El dolor no desaparece” un cortometraje producido por mujeres del pueblo indígena Quechua, con el que se busca una vida libre de violencia.
El pueblo indígena Quechua o quichua, es conocido por habitar gran parte de la zona Andina, ubicándose principalmente en Bolivia, Chile, Ecuador y Perú, también hay algunas comunidades en Colombia, según el DANE, para 2005 habían 481 personas de esta etnia en el país. Se le relaciona con el imperio Inca, y se caracterizan por ser una de las agrupaciones indígenas más numerosas.

Culturalmente, las mujeres han jugado un papel indispensable en el sostenimiento y avance de este pueblo, sin embargo, igual que en muchas de las etnias indígenas del mundo, es el hombre el que representa autoridad y poder. Por dicha razón, desde hace algunos años las mujeres quechuas han emprendido una variedad de luchas por el reconocimiento y respeto que merecen.
Como muestra de resistencia y apoyo a estas iniciativas femeninas, se estrenará el próximo 28 de febrero en la Sala Santisteban de Noriega de la Defensoría del Pueblo en Lima, Perú, un cortometraje producido por jóvenes y mujeres indígenas quechuas. La presentación estará a cargo de la asociación indígena CHIRAPAQ, Centro de Culturas Indígenas del Perú; la Embajada de Canadá en Perú y la Defensoría del Pueblo, como antesala al Día Internacional de la Mujer que se celebra el 8 de marzo.

“Nanayqa Mana Chinkaqmi”, “El dolor no desaparece” es el nombre del cortometraje, con el que estas mujeres de Ayacucho, Perú, pretenden mostrar las experiencias, perspectivas y propuestas para ejercer su derecho a vivir una vida libre de violencia. La idea es hacer del cine, una herramienta para combatir los casos de abuso, puesto que para 2018 en esta región, fueron registrados 190 casos en lo corrido del año, la mayoría en mujeres de esta etnia.

El resultado, es producto de un proceso de de formación audiovisual, además de un empoderamiento para que la juventud indígena se reconecte con sus raíces y del mismo modo pueda expresar sus deseos y problemas por este medio. Que en este caso, propone a las lideresas quechua abrir espacios de diálogo con las autoridades locales y regionales e insistir en un trabajo conjunto para lograr en las mujeres de sus comunidades una vida libre de violencia.

Frente a la importancia de este tipo de manifestaciones, el estreno del corto contara con la presencia de de las realizadoras, autoridades del Estado y la moderación de Tarcila Rivera Zea, miembro del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU.

Por: Karina Porras. Periodista.
Editor: Lina María Serna. Periodista – Editora.

Deja un comentario

Translate